SE INICIA LA ERA VILA: EL HOMBRE QUE ENSEÑÓ A VOLAR A LOS TOLIMENSES


Don Santiago Vila

Don Santiago Vila Escobar. Fundador del Aeropuerto de Flandes


Para el año de 1946 se empieza a escribir una nueva historia de nuestra aviación regional con la aparición de don SANTIAGO VILA ESCOBAR, fundador en ese año de la SOCIEDAD AERONAUTICA DEL TOLIMA S.A. “SAETA”.


Don SANTIAGO VILA ESCOBAR nació el 8 de noviembre de 1915 en Bogotá, pero como sus antecesores y sus descendientes, pasó la mayor parte de su vida en el Tolima, más específicamente en la hacienda El Vergel. Por razones de distancia, a sus padres Carlos Vila y María Escobar les quedó más fácil conseguir un maestro que viviera en la finca y les enseñara las materias básicas de la educación primaria, que enviar a sus tres primeros hijos diariamente a estudiar a Ibagué. Coincidió el final de los primeros estudios de SANTIAGO VILA, con el nombramiento de su padre como diplomático en Suiza. Hizo estudios superiores en Suiza y en Francia y también aprendió inglés y francés. Concluida la etapa europea los Vila regresaron al país.


Sus padres vuelven a la finca, mientras que SANTIAGO inicia sus estudios de derecho en la universidad del Rosario en Bogotá. Como su padre no se sentía bien, reclamó su presencia en el Vergel, para que se hiciera cargo de los negocios, circunstancia que le impidió graduarse como abogado.


Consciente de sus responsabilidades, VILA ESCOBAR asumió con firmeza su rol de finquero, y se sumergió en las actividades cafeteras, paneleras y ganaderas, fomentadas desde los tiempos de su bisabuelo.


Se casó con doña Alicia Mejía Caicedo a la edad de 24 años y de esta unión nacieron Carlos Enrique, María Victoria, Santiago José, Patricia, Bernardo, Adriana (q.e.p.d.), Mauricio y Ernesto, todos ibaguereños y criados en la finca.


Como ya se había reseñado, Don SANTIAGO VILA fundó SAETA en 1946 y era usual en esa época que las aerolíneas también eran las dueñas de los aeropuertos base; para ello tuvo que comprarle los terrenos a la familia Raad y construir el aeródromo de Perales en Ibagué y construir también la carretera para llegar hasta el aeropuerto desde Mirolindo.


SAETA

Inauguración del Aeropuerto a bordo de un DOUGLAS DC-3


Los aviones DOUGLAS DC-3 que operó la compañía se compraron en Atlanta – Georgia – USA -, ya que allí existía un gran parque de estos aviones que habían formado parte activa del escuadrón aéreo de la segunda guerra mundial y SANTIAGO VILA viajó acompañado de dos de sus mecánicos para conocer las características de estos aviones y acondicionarlos a las necesidades de SAETA.


La Junta Directiva de SAETA estuvo compuesta por los siguientes miembros: Enrique Mejía Henao, Marco J. Ramírez, Guillermo Molano, Santiago Rendón, Rafael Lema Londoño, Rafael García, Roberto Vélez y Joaquín Emilio Hoyos. La secretaria General fue doña Jonny Díaz de Guzmán y el Gerente Nacional don SANTIAGO VILA ESCOBAR.


Las rutas iniciales fueron de Bogotá a Ibagué, a Neiva y a Cartago y el 14 de junio de 1947 inauguró la ruta a Cali y a Cartagena.


Don SANTIAGO VILA describía a SAETA como una empresa de pobres, de muchos pobres, los accionistas llegan a 1.600 y está empeñada en servir a todos los colombianos y especialmente a los nacidos en el Tolima. El valor de cada acción era de $10, oo (diez pesos) y don SANTIAGO tenía invertido en acciones un capital de $32.000, oo (treinta y dos mil pesos).


La prontitud con la que los aviones acortaron las distancias, hizo que las comunidades de Chaparral, Mariquita y Girardot, solicitaran el servicio aéreo de SAETA.


SANTIAGO VILA viaja nuevamente en 1948 a Atlanta – Georgia a adelantar estudios de pilotaje y a comprar el tercer DC-3 para SAETA. El 9 de abril de 1948, día de el “Bogotazo” los campos se llenaron de violencia en Colombia, especialmente en el Tolima y don SANTIAGO se comunicaba con su familia todos los días desde los Estados Unidos a través de cablegramas y complicados saltos telefónicos para mantenerse al tanto de la situación en su finca. Una vez recobrada la aparente calma y graduado como piloto, ese mismo año regresa al país con la idea de abrir la ruta Bogotá – Flandes – Ibagué. Se desplaza a la población de Flandes en el Tolima, en compañía de algunos de los pilotos americanos que tenía SAETA, que a su vez eran los instructores de los pilotos colombianos de la compañía, e hicieron el estudio de los terrenos para la ubicación del aeródromo de Flandes, concluyendo que los ideales eran los que tenían como propietaria a doña Mery de Echavarría, destacándolos como los de mejor posición estratégica del país para levantar un aeropuerto alterno al de techo en Bogotá.


Don SANTIAGO luego de convencer a doña Mery y a su esposo para que le vendieran los terrenos y de fijar un precio por los mismos, megáfono en mano, se paraba en las esquinas de las principales calles de Girardot para invitar a sus gentes a comprar acciones de SAETA y así conseguir los recursos para comprar los terrenos. La respuesta de las gentes fue positiva, incluyendo a los de Flandes, se organizaron grupos de voluntarios, para recoger mochila en mano, donaciones callejeras pro aeropuerto de Flandes y también desde los empresarios más importantes del puerto, los medianos y pequeños y aún los emboladores compraron acciones a $10, oo.


Tras esta maratónica labor fue posible que don SANTIAGO pudiera comprar los terrenos e iniciar la construcción del aeródromo de Flandes, que hoy tan justamente lleva el nombre de este gran hombre, visionario y luchador.


El gerente de SAETA en Girardot desde sus inicios fue el distinguido empresario Rafael Manzanera. SAETA ubicó sus oficinas en el aeropuerto de Flandes para la venta de tiquetes, despacho y mantenimiento de los modernos aviones DC-3 y en los almacenes de Rafael Manzanera también se prestaban los servicios de venta de tiquetes y recepción de paquetes y correo, que se trasportaban a Bogotá e Ibagué inicialmente.


Desde Flandes salían tres vuelos diarios hacia Bogotá: a las 8:15, a las 12:45 y a las 3:45.Los domingos desde Ibagué y Flandes despachaban un vuelo especial solo para estudiantes que viajaban a Bogotá, el cual siempre se llenaba.


Los aviones DC-3 tenían capacidad para 32 pasajeros y SAETA tenía de lujo para sus pasajeros y de carga. Los repuestos de los aviones se solicitaban a los Estados Unidos a través del Banco de la República.


Paralelamente al desarrollo del proyecto aeronáutico de Flandes y Girardot, don SANTIAGO fue de los pocos hacendados que permaneció al frente de su finca a pesar de la violencia que se vivía. Armado de valor, con el respaldo de sus empleados, su esposa Alicia y cuatro hijos, todos menores de edad, logró mantener vigente la hacienda El Vergel.


En 1950 SAETA sufrió un terrible accidente saliendo del aeropuerto de Techo en Bogotá con destino a Flandes e Ibagué: a la altura del sitio conocido como El Tablazo el avión se estrelló pereciendo entre otros doña Cecilia de Segura, esposa del chato Segura y mamá de Jimmy Segura.


Sin embargo don SANTIAGO que no se amilanaba ante ningún obstáculo o dificultad, continuó expandiendo las rutas de SAETA e inauguró la de Ibagué – Chaparral. Obviamente también tuvo que adecuar y comprar los terrenos en Chaparral para crear el aeródromo. Según relato de su hijo Santiago José Vila Mejía, el día de la inauguración, en el momento en que el DC-3 tocaba la pista de Chaparral, las gentes desacostumbradas a ver aviones en su pueblo y que se encontraban en gran cantidad, se metieron a la pista de a caballo y de a pie, lo cual causó un gran susto a los pilotos y a los pasajeros del avión entre los que se encontraba don SANTIAGO VILA y no le quedó más remedio a los pilotos que sacar el avión de la pista para no causar una tragedia, terminando el avión bastante averiado al estrellarse contra unas piedras; afortunadamente no hubo ninguna victima fatal, solo algunas lesiones.


El 10 de marzo de 1951, en el periódico EL DIARIO de Girardot, cuyo director era el periodista José J. Niño Espinosa, SAETA anunciaba que a partir de 15 de ese mes abría la ruta a Cali, con un servicio regular de carga y aeroexpresos desde Girardot – Bogotá – Medellín – Cali e Ibagué. Hasta finales de 1952 SAETA le prestó el servicio de transporte de pasajeros, carga, correo y aeroexpresos a Flandes y Girardot, comunicándolos con el Tolima, Valle, Antioquia y la capital de la república.


Lastimosamente el accidente de 1950 había causado grandes pérdidas a SAETA y la operación de la nueva empresa AEROTAXI del Tolima, LANSA y AVIANCA la terminaron absorbiendo. Días más tarde AVIANCA adquirió a SAETA.


Sin embargo, el esfuerzo de SANTIAGO VILA y sus contemporáneos no se hizo en vano, y fue así como las siguientes generaciones imitaron su ejemplo, hasta que lograron conformar la empresa AIRES de hoy en día.


Don SANTIAGO VILA ESCOBAR murió el 17 de julio de 1965 semanas antes de cumplir los 50 años de edad por una afección cardiaca. Pero su legado para el Tolima, Colombia y el mundo permanece latente en las personas que lo conocieron y en los que lo hemos ido conociendo a través de su biografía y obra.


El Tolima y la nación deben a don SANTIAGO la construcción del aeropuerto Perales de Ibagué, el de Chaparral y el SANTIAGO VILA de Flandes, que en sus comienzos se conoció como el Aeropuerto de SAETA.


También fijó y legó las bases para las empresas que hoy dirigen sus hijos. El sueño más importante para don SANTIAGO VILA ESCOBAR fue SAETA. Quienes lo conocieron lo definen como un hombre dinámico, nervioso, batallador para sacar adelante las empresas, dedicado, simpático, sencillo, buen conversador y dotado de un gran carisma, que igual tomaba guarapo y aguardiente con sus trabajadores en la molienda, o un fino whisky con sus amigos en los clubes sociales, o con los presidentes de la República que periódicamente lo visitaban en su hacienda.


Una de las formas de manifestar su gratitud y bondad con los trabajadores, era cediéndoles terrenos para que construyeran sus viviendas, muchas de las cuales ayudó a levantar, fue así como nació el barrio Ambalá en Ibagué.


La trascendencia e importancia de don SANTIAGO VILA, no requiere de análisis detallados y profundos… formó parte de los pioneros, acompañando a aquellos aviadores y mecánicos, que tuvieron la oportunidad de vivir y de sentir esas inolvidables etapas que acompañan cualquier comienzo y que fueron quienes con empeño y mística le dieron cuerpo y alma a la institución aérea colombiana, la vieron nacer, lucharon por ella y la estructuraron. MUCHAS GRACIAS SEÑOR VILA.



(C)Copyright CORAIMA


Corporación Social del Alto Magdalena - CORAIMA. LUIS FELIPE CARDENAS DIAZ: PILOTO COMERCIAL DE AVIONES (Director); Dr. EFRAIN JOSE PASTOR NIEVES: ECONOMISTA, HISTORIADOR (Presidente)

El 31 de diciembre de 1919, el presidente MARCO FIDEL SUAREZ, sancionó la ley 126 por la cual se creaba como quinto componente del ejército de Colombia, el arma de la Aviación Militar, el ilustre mandatario intuyó que con aquel acto se estaban afianzando los destinos de la nación hacia metas de desarrollo por todo cuanto a ello había que aportar la introducción de la aeronáutica como medio para acortar las distancias y superar la abrupta topografía del territorio colombiano.


Dr. Marco Fidel Suárez

El Presidente de la República, Dr. Marco fidel Suárez, quien sancionó la ley 126 de 1919, que creó la aviación militar, hoy Fuerza Aérea Colombiana


Con el fin de garantizar el desarrollo de la aviación en Colombia, el presidente Marco Fidel Suárez gestionó con su homólogo francés, Alexandre Millerand, el envío al país de una misión militar aérea y la adquisición de las primeras aeronaves militares. Francia tenía por aquella época muchos pilotos militares veteranos, sobrevivientes de la Primera Guerra Mundial, y una floreciente industria aeronáutica.


A mediados de 1920 el Gobierno contrató en Francia, y trajo al país, la primera Misión de instructores de Aviación compuesta por el señor: Coronel Rene Guichard, como jefe piloto, quien ostentaba varias honrosas condecoraciones y era miembro de la Legión de Honor Francesa y por los señores Jean Jonnard y José Island como pilotos instructores; Paul Poillot y Lucien Sloscher como mecánicos instructores. Todos ellos habían tomado, al servicio de Francia, parte activa en el conflicto Europeo, llamado la Primera Guerra Mundial o la Gran Guerra, que terminó en 1918.


La Misión francesa estudió las condiciones del país e inicialmente escogió, por las buenas condiciones del terreno, las llanuras cercanas a la ciudad de Mariquita como lugar para que funcionara la Primera Escuela de Aviación Militar, pero por igualdad de circunstancias y mayores facilidades de conexión con la capital de la República, se designó de preferencia el corregimiento de Flandes (Tolima) para sede de la Escuela, acondicionando como aeródromo un terreno cercano a orillas del Río Magdalena y próximo a la ciudad de Girardot.


De tal suerte, el 5 de febrero del año 1921 , se cumplió el acto inaugural del instituto con la iniciación de las clases sobre aerodinámica y mecánica, y el 30 de marzo se efectuaba el primer vuelo en el biplano G—3 de matricula A—1 conducido por el Coronel Guichard. Esta misión trabajó arduamente en la creación de toda la infraestructura operativa y técnica de la escuela de Flandes, entre el 5 de febrero de 1921 hasta el 28 de abril de 1922. Contaba con 5 hangares de guadua y zinc; 3 aviones “Caudron G – III”, 4 aviones “Caudron G – IV” y 4 aviones Nieuport Delage, este avión fue fabricado por EDOUARD NIEUPORT en FRANCIA, diseñado como avión de combate en 1919, dotado de un motor Lerthone de 80 H.P. Utilizado en la primera escuela militar de aviación en Flandes.


Caudrón G-III

Caudron G – III.


Avión pionero de la base aérea de Flandes, fabricado por RENAULT en FRANCIA, diseñado como entrenador militar en 1912, su velocidad máxima es de 70 nudos (aprox. 130 Km./h. Estos aviones carecían de frenos y en aquella época no se habían ideado los trampolines para trancar las ruedas cuando el motor funcionaba y por ello los estudiantes o alumnos debían sostenerlos de las alas.


Caudrón G-IV

Caudron G – 4 de Bombardeo.


Nieuport de caza, monoplaza

Nieuport de caza, monoplaza.


La Misión francesa estudió las condiciones del país e inicialmente escogió, por las buenas condiciones del terreno, las llanuras cercanas a la ciudad de Mariquita como lugar para que funcionara la Primera Escuela de Aviación Militar, pero por igualdad de circunstancias y mayores facilidades de conexión con la capital de la República, se designó de preferencia el corregimiento de Flandes (Tolima) para sede de la Escuela, acondicionando como aeródromo un terreno cercano a orillas del Río Magdalena y próximo a la ciudad de Girardot.

Allí se improvisó una pista de 300 metros de largo por 40 de ancho y se construyeron 6 grandes cobertizos de guadua y teja metálica que servían de hangares talleres y almacenes.


La Base Aérea de Flandes, se construyó en la hacienda “San Luis” de propiedad de Francisco Rocha Vargas. La base constaba de cinco hangares con estructura de guadua y zinc, de construcción muy poco técnica para las maniobras aeroportuarias, por lo que demoraba mucho la entrada y salida de los aviones y se corría con el peligro de que se rompieran las alas en los movimientos de circulación. La pista tenía 300 metros de longitud y se construyó en condiciones de extrema limitación de recursos: simplemente se optó por remover los hormigueros que abundaban en el lote y desmalezar para liberar el terreno de la pista de especies vegetales como la llamada “pelá”, tipo de espino de las tierras tropicales bajas, variedad del trupillo característico de zonas semiáridas y desérticas del país.



(1) Oficinas, (2) Talleres, (3) Almacén, (4) Taller para montar aviones, (5-6) Hangares. Reproducción dela fotografía de las instalaciones de la Escuela Militar de Aviación en Flandes. Publicado en la Revista Cromos 1921.


Así las cosas, en febrero de 1921 un grupo de alumnos de la naciente Escuela, viajó a Flandes, integrado por: el Capitán Luís Silva G, Teniente Abraham Liévano, Sargentos Primeros Juan D. Fernández, Benjamín Rodríguez, Jorge E. Rodríguez y José E. Pérez; sargentos segundos José Moncada, Roberto Rodríguez, Justino Mariño y Mario Valencia; cabos primeros Julio A. Parga, José Forero y Emiliano de la Peña, y Cabo segundo Ignacio Maldonado.


Hangar

(Hangar de la Base Aérea de Flandes y el avión Newport Delage con uno de los instructores franceses a bordo.


Les fueron adjudicadas becas de estudio a Edilberto Carrillo, Eduardo Quintana, Pedro A. Gómez y Luís E. Sepúlveda para realizar estudios relacionados con la actividad aérea.


Vista Aerea Escuela Militar

Vista aérea de la base-cuna aviación militar y rampa de SCADTA


LEY 126 DE 1919
(Diciembre 31)

Por la cual se crea una Escuela Militar y se dictan algunas medidas sobre aviación El Congreso do Colombia,
DECRETA:
Articulo 1º.—Introdúzcase en el Ejército la Aviación, que constituirá la Quinta Arma.


Articulo 2º.—Autorizase al Poder Ejecutivo para reglamentar el Arma de Aviación, en todo lo relativo a dotaciones de personal, materiales, instrucción, grados, servicios que debe desempeñar, reclutamiento, movilización y demás disposiciones que deben caracterizar esta arma.


El Decreto 2172 del 10 de Diciembre de 1920 desactivo la ley 126 de 1919 y creó la Sección de Aviación Militar Dependiendo Directamente del Ministerio de Guerra: Fecha Real Origen Fuerza Aérea Colombiana.


DECRETO NÚMERO 208 DE 1921
(Febrero 18)
EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA en uso de sus facultades legales,
DECRETA:
Articulo 1°.— Nómbrase a los señores Gervais Sounier y Daniel Herrera, Jefes de Taller de Mecánica y de Carpintería, respectivamente, de la Escuela de Aviación.


Articulo 2°.— Nómbrase aprendices mecánicos de dicha Escuela a los señores Marco T. Lizarazo, Enrique Rivas, Rafael Panzón, Enrique Campuzano, Luís García, etc…


El Decreto 2172 del 10 de Diciembre de 1920 derogó la ley 126 de 1919 y creó la Sección de Aviación Militar, dependiendo directamente del Ministerio de Guerra, que más tarde se constituiría en el Departamento 8 del Ministerio de Guerra, División General de Aviación Militar, mediante decreto Nº. 2065 del 1º de Diciembre de 1932.


El Decreto Nº 208 de 1921 nombró el personal de alumnos pilotos y mecánicos que principiaron labores en Flandes el 1º de Febrero del mismo año, entre los alumnos pilotos figuraban los siguientes:


  • José I. Forero (quien efectúa su vuelo solo el 30 de marzo de 1922)
  • Justino Mariño (que voló solo el 12 de Febrero de 1921)
  • Q Marco T. Lizarazo
  • Q Luis E. Sepulveda
  • Benjamin Méndez Rey
  • Luis E. Pérez
  • Los cadetes, Benjamín Méndez Rey y Justino Mariño


El Primer Héroe:
Entre algunos oficiales Pilotos de aquella época se recuerdan los siguientes: Coronel Efrain Rojas, Teniente Delfín Torres Duran, Teniente Eduardo Gómez Posada y Teniente Abraham Liévano, pero especialmente el Mayor Félix Castillo Mariño, quién siendo el Subdirector de la Escuela y ante los insistentes y preocupantes rumores de que el Congreso y el gobierno planeaban cerrar la Escuela, realizó un acto heroico.


Resulta que a la sazón el presupuesto de Colombia totalizaba treinta millones de pesos y el haber creado y mantener en funcionamiento la Escuela de Aviación Militar le costaba al erario público algo más de ochocientos mil pesos, suma que parecía exageradamente alta para dotar al país de una aviación militar que, según sus detractores, no parecía necesitar el país, más aun si se tenía en cuenta que costaba casi tanto como sostener a casi todo el Ejército. Por ello, ante la presión de la prensa y del público el Gobierno Nacional y el Congreso estaban considerando seriamente el cerrarla.


Otro factor que se sumaba a la crisis radicaba en el hecho de que ya pasaban varios meses de iniciadas las actividades y ningún colombiano había volado por sus propios medios.


El día 18 de Junio de 1921, el Mayor Castillo le ordenó al técnico Justino Mariño que le alistara un avión para practicar carreteo, es decir el movimiento controlado en tierra del avión, tras unos cuantos desplazamientos le dijo al técnico que iba para la pista a ensayar la carrera de despegue, ya en posición inició la carrera de despegue "simulada" pero cuando los presentes esperaban que cortara el motor, de repente se elevó en forma vacilante y peligrosa, todos se aterraron pues sabían que solo tenía a cuestas 4 lecciones de vuelo doble comando, a todas luces, no preparado para volar solo el avión, sin embargo ahí estaba, elevándose poco a poco y tomando confianza, con el aeroplano controlado se enfiló hacia Girardot tomando altura.


El personal de la misión francesa, que se encontraba en su mayoría en la ciudad, al escuchar el sonido del avión y conocedores de que en la Escuela no había nadie capacitado para dictar instrucción, salieron despavoridos en dirección a Flandes.


A su llegada vieron como el Mayor, después de varios minutos sobrevolando la región a unos tres mil pies de altura, se enfilaba hacia la pista, el Jefe de la Misión y Director de la Escuela, el Coronel Guichard, tan solo atinaba a decir "Mon Dieu, Mon Dieu..." pues temía un desenlace fatal.


El avión piloteado por el Mayor Castillo se aproximaba a la pista con movimientos erráticos, bajaba y subía la nariz en forma peligrosa, todos se tomaban la cabeza con las manos y algunos daban por momentos la espalda tan solo esperando oir el fatídico choque contra la tierra, pero haciendo gala de sangre fría y tesón, tan propios de los colombianos, el Mayor castillo controló su avión en el último momento y logró aterrizar sin el menor daño para él o su aeronave.


Se hizo el silencio por un momento y luego todos fue algarabía y gozo, los colombianos gritaban hurras a Colombia y hurras al mayor Castillo. Pronto la noticia se regó como pólvora por todo el País, los colombianos si eran capaces de volar por sus propios medios y sin ningún instructor extranjero abordo, este acto que, aunque fue una indisciplina de vuelo, no por ello dejó de ser heróico e impidió la clausura de la naciente Escuela.



La Avivación Comercial:
La sociedad Colombo-Alemana de Transporte Aéreo (SCADTA) que veinte años más tarde se convertiría en Aerovías Nacionales de Colombia (AVIANCA), queda protocolizada el 5 de diciembre de 1919, estableciendo se sede en Barranquilla y la Subsede en Flandes-Tolima, como la segunda empresa de la aviación comercial en el mundo, precedida por la aerolínea Holandesa KLM.


Foto archivo casa de la cultura – hidroavión 1930

Foto archivo casa de la cultura – hidroavión 1930


De tal manera nació en Flandes Tolima el vigoroso paralelismo entre la aviación militar y la comercial. El 5 de febrero de 1921 se inaugura en este municipio LA PRIMERA ESCUELA DE LA AVIACION MILITAR, con la asistencia del Presidente de la Republica, MARCO FIDEL SUAREZ; Ministro de Guerra: ARISTOBULO ARCHILA, comandante de la primera División: General MANUEL CASTRO, director de esta escuela: coronel EFRAIN ROJAS; bajo la dirección técnica de una misión francesa que el gobierno de Colombia había Contratado, que fue la encargada de ensamblar los aviones CAUDRON G-3 Y G-4 al mando del Teniente Coronel RENE GUICHARD, mientras llegaban allí los alumnos de la NACIENTE escuela de la Aviación Militar reclutados entre las filas del Ejército y de un buen número de aspirantes civiles que en Bogotá se habían sometido a las pruebas reglamentadas para el ingreso de cadetes. De tal suerte el 30 de marzo de 1921 se efectuaba el primer vuelo en un biplano tipo CAUDRON G-3 de matricula A-1 conducido por el coronel GUICHARD.


Foto archivo casa de cultura – hidroavión 1932

Foto archivo casa de cultura – hidroavión 1932


Nacimiento de la Fuerza Aérea Colombiana:
El 4 DE ABRIL DE 1922 se realizó en las llanuras ardientes de la Hacienda SAN LUIS de propiedad de FRANCISCO ROCHA VARGAS, distante un kilómetro de la población de Flandes-Tolima, el PRIMER VUELO MILITAR, que se constituyó en el nacimiento de nuestra Fuerza Aérea Colombiana.

La nave en que se llevó a cabo este primer acontecimiento militar era el biplano de fabricación francesa tipo CAUDRON G-3 de matricula A-1 piloteada por el cadete JOSE IGNACIO FORERO, este frágil biplano tenía apariencia de un pequeño avión que semejaba un gigantesco murciélago con Hélice de madera, el vuelo se hizo en 20`minutos en los alrededores de la Escuela de Aviación de Flandes, el coronel EFRAIN ROJAS se dirigió con estas palabras al Ministro de Guerra “Que ojala este primer vuelo oficial que su señoría ha presenciado confirme el sólido interés que el gobierno pondrá en el futuro para el buen éxito de la Aviación Aérea Colombiana.

En 1921 El personal de alumnos de la primera escuela militar de aviación en Flandes Tolima se preparan con los miembros de la misión francesa integrándolo el Coronel RENE GUICHARD, jefe de misión para viajar a Bogotá y desfilar por primera vez el 20 de julio como la nueva arma del ejercito.


Misión Francesa

La misión francesa al mando del Coronel René Guichard (al centro) con los alumnos de la naciente Escuela Militar de Aviación en las Instalaciones de la Base Aérea ubicada en Flandes Tolima en febrero de 1921.


El 1 de mayo de 1922, el presidente MARCO FIDEL SUAREZ expidió el decreto 580 por medio del cual fue cerrada la ESCUELA DE AVIACION por falta de presupuesto, la clausura de esta Escuela Aeronáutica de Flandes, dejó vivo el entusiasmo de la aviación en Colombia, el interés del gobierno de PEDRO NEL OSPINA, permitió que estas clases se reiniciaran el 15 de febrero de 1925, esta vez orientada por una misión suiza que estaba presidida por el Mayor HENRY PILLICHOY, este centro de instrucción militar fue acondicionado en las instalaciones de la Escuela Oficial de Agronomía en la población cundí marquesa de Serrezuela, más conocida como el Municipio de Madrid, por tener facilidades técnicas, utilizando parte del material de vuelo del periodo de Flandes y cuatro nuevos aviones “WILD”, se dio comienzo a la instrucción del curso 1-A complementado más tarde con otro grupo de alumnos integrantes del curso 1-B. Esta nueva escuela organizada en 1927 el cuerpo de tropas de aviación militar como la primera compañía terrestre y, el 15 de septiembre egresa la primera promoción de pilotos militares.


El 23 de agosto de 1933, en el gobierno de ENRIQUE OLAYA HERRERA, nace en los terrenos de la Hacienda GUABITO, próxima a la ciudad de Cali, una nueva sede de la AVIACION MILITAR donde comenzó a operar el 21 de septiembre de 1933 con aviones Curtiss Fledgling, Trainer, Fairchild y más tarde de PT-11C. Como maquinas de entrenamiento primario.


Foto archivo casa de cultura – avión Douglas DC-3 1946

Foto archivo casa de cultura – avión Douglas DC-3 1946


El 22 de diciembre de 1934 se realizó la graduación del curso número tres como los primeros egresados de esta nueva escuela que estaba integrado por los capitanes LUIS H BERNAL Y LUIS ARTURO RODRIGUEZ y los tenientes JESUS M. GARCIA BONILLA, VIRGINIO MAFIOL, ALVARO ALMEIDA, ALBERTO FERNANDEZ, SAMUEL ZERDA, CESAR ABADIA, JORGE E. BUSTOS, LUIS ANGEL LOPEZ, HERNANDO SANTOS Y FABRICIO CABRERA. En el gobierno de EDUARDO SANTOS MONTEJO se expide el decreto 1680 de 1942, donde queda institucionalizado como organismo integrante de las Fuerzas Militares, que mas tarde se convierte en el gobierno ALBERTO LLERAS CAMARGO como la ESCUELA MILITAR DE AVIACION MARCO FIDEL SUAREZ, donde se forman en la actualidad los futuros oficiales de nuestra Fuerza Aérea.


En este compendio de datos históricos se describe el nacimiento de nuestra Fuerza Aérea Colombiana. En el año 1998, el comité del distrito de riego de Flandes le presentó al señor General FABIO ZAPATA VARGAS una solicitud, con el fin de conmemorar los 77 años del primer vuelo militar hecho en Flandes.


El domingo 7 de noviembre de 1999, el comandante de la Fuerza Aérea Colombiana, General HECTOR FABIO VELAZCO CHAVEZ respaldó la conmemoración de esta efemérides donde le dio la importancia y la trascendencia que merece el municipio de Flandes Tolima, una ceremonia militar, desfile con una revista aérea y la revelación de un monumento simbólico a la Aviación Militar en Colombia, esta replica fue donada por el comando de la Institución Armada que consta de un avión biplano tipo CAUDRON G-3 de matricula A-1 que se encontraba instalado hasta el año 2005 en el parque LOS FUNDADORES de este municipio.


En este lugar también fue descubierta una placa por el señor General VELASCO que dice textualmente, “EN ESTE SITIO NACIÓ LA FUERZA AEREA COLOMBIANA, EL 5 DE FEBRERO DE 1921”.


Creditos a: Cp. Felipe Cárdenas Díaz; Cp Ernesto Recamán; Archivo histórico de la Fuerza Aérea Colombiana; Casa de la cultura Municipio de Flandes.

Blogger Template by Blogcrowds.